Navigate back to the homepage

¿Qué es exactamente el Alzheimer?

Juan García Ruiz
September 1st, 2019 · 3 min read
Link to $https://twitter.com/_neuronhubLink to $https://www.linkedin.com/company/neuronhub/Link to $https://www.facebook.com/neuronhub.org/

Todos conocemos a alguien que padece o ha padecido la enfermedad de Alzheimer, patología que constituye entre el 60 y 80% de los casos de demencia (Purves, 2004). Esto no es raro, teniendo en cuenta que según el Informe Mundial sobre la Demencia (Patterson, 2018), a día de hoy 50 millones de personas en todo el mundo padecen una demencia (cifra ligeramente superior a la población total de España).

La gran presencia del Alzheimer en nuestra sociedad nos ha familiarizado con los síntomas principales, como las pérdidas de memoria, los problemas de atención, la desorientación y el empobrecimiento del lenguaje. Pero más allá de eso, ¿qué sabemos sobre el Alzheimer?

La biología del Alzheimer

La adquisición de la lectura es un proceso progresivo. Antes de lanzarnos a leer una gran novela como Rayuela, lo normal es pasar por historias más cortas como El Principito. Sin embargo, no sería posible empezar una historia sin haber aprendido a leer sílabas de forma independiente, y para ello es necesario haber aprendido a asociar los signos del español con sus sonidos. La comprensión del Alzheimer, tal y como adquisición de la lectura, debería comenzar por el reconocimiento de todas sus letras: los agentes moleculares y celulares.

La comunidad científica no tiene una respuesta simple para dar cuenta de los agentes que participan de forma directa o indirecta en la enfermedad de Alzheimer. Esto es debido, principalmente, a que muchos de ellos no han sido descubiertos. En algunos casos, se ha conseguido identificar algunas piezas clave, pero no se han vislumbrado todas sus funciones o sus posibles interacciones con otros agentes.

En otras palabras, el Alzheimer es por el momento una gran incógnita, y debe ser abordado como un gran fenómeno que puede tener diferentes orígenes. Su comprensión debe empezar desde la identificación de sus componentes elementales, con el fin de entenderlo como el producto de una acumulación de múltiples desregulaciones.

Una vez precisada la necesidad de evitar el reduccionismo, resulta apropiado mencionar los descubrimientos que han aportado algo de luz a la comprensión de la enfermedad. La mayoría de manuales y artículos científicos coinciden en que el Alzheimer está relacionado con la presencia aberrante de enredos neurofibrilares de la proteína tau en el interior de las neuronas, con la formación de placas de beta amiloide al exterior de las mismas, y con una muerte neuronal anómala en regiones como el hipocampo, la corteza frontal y los núcleos basales. Actualmente, tau y beta amiloide son considerados como los marcadores biológicos más fiables para el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer, pero no existe consenso sobre la posición que ocupan con respecto a la patología (causa, consecuencia o correlación). Asimismo, en algunos casos su presencia no está al origen de ningún déficit cognitivo, por lo que no resultan del todo concluyentes.

This is the alt text small image
Figura 1. Fotografía mostrando placas amiloide (flecha negra) y ovillos neurofibrilares (flecha roja). Imagen extraída de Hashim (2010)

En conclusión, el Alzheimer es una compleja patología consistente en una acumulación de desregulaciones que dan lugar a un depósito aberrante de proteínas como tau y beta amiloide. Estos agregados de proteínas resultan tóxicos para las neuronas, y esto puede relacionarse con la muerte neuronal característica del Alzheimer, localizada en estructuras como la corteza frontal, el hipocampo, y los núcleos basales. La atrofia cerebral progresiva está asociada con los conocidos síntomas del Alzheimer, como la pérdida de la memoria, la desorientación y los cambios en la personalidad. A pesar de los descubrimientos biológicos que han ensanchado la comprensión de la enfermedad, nos encontramos en un estadio temprano. En efecto, en la actualidad no se conocen todos los agentes moleculares que interaccionan con los marcadores biológicos del Alzheimer que han sido identificados. Asimismo, queda mucho por elucidar en lo concerniente a factores de riesgo, comienzo de la enfermedad, regulación genética, prevención y tratamiento. En otras palabras, a pesar de que se han descubierto algunas letras en este campo, estamos lejos de poder leer un libro.

Hashim, N.R. (2010). Neuropathology of Alzheimer’s disease. The Mount Sinai journal of medicine, New York, 77 1, 32-42.

Patterson, C. (2018). World Alzheimer Report. Retrieved 11 August 2019. Fuente

Purves, D. (2004). Neuroscience. Sunderland, Mass: Sinauer Associates, Publishers.

Únete a nuestra newsletter y recibe notificaciones sobre nuevo contenido

Sé el primero en recibir nuestro último contenido con la posibilidad de darte de baja en cualquier momento. Prometemos no mandarte ningún tipo de spam o compartir tu email con terceros.

More articles from neuronhub

Cuando el cerebro no lo es todo

En el estudio del comportamiento humano, es inevitable pasar por experiencias in vitro, o estudios con células, tejidos u órganos. Incluso a veces es necesario pasar por modelos computacionales. La neurociencia puede tener numerosas ramificaciones que abordan diferentes aspectos de la conducta.

April 5th, 2021 · 8 min read

Más, más, más

Tal vez la única diferencia entre las demás personas y yo es que yo siempre exigí más de la puesta de sol. Colores más espectaculares cuando el sol llega al horizonte. Tal vez ese sea mi único pecado.

March 14th, 2021 · 8 min read
© 2019–2021 neuronhub