Navigate back to the homepage

¿Qué es la Atrofia Muscular Espinal?

Juan García Ruiz
January 19th, 2020 · 6 min read
Link to $https://twitter.com/_neuronhubLink to $https://www.linkedin.com/company/neuronhub/Link to $https://www.facebook.com/neuronhub.org/

Entre las mariposas hay […] cierta especie nocturna en la que las hembras son menos numerosas que los machos. Las mariposas se reproducen como los demás animales: el macho fecunda a la hembra, que pone luego los huevos; si capturas una hembra de esta especie – y esto ha sido comprobado por los científicos – los machos acuden por la noche, haciendo un recorrido de varias horas de vuelo. Varias horas, ¡imagínate! Desde muchos kilómetros de distancia, los machos notan la presencia de la única hembra de todo el contorno. Se ha intentado explicar el fenómeno, pero es imposible. Debe tratarse de un sentido del olfato o algo parecido, como en los buenos perros de caza, que saben encontrar y perseguir un rastro casi imperceptible. ¿Comprendes? Ya ves, la naturaleza está llena de estas cosas, y nadie puede explicarlas. Y yo digo entonces: si entre estas mariposas las hembras fueran tan numerosas como los machos, éstos no tendrían el olfato tan fino. Lo tienen únicamente porque lo han entrenado. Si un animal o un ser humano concentra toda su atención o su voluntad en una cosa determinada, la consigue. Ese es todo el misterio. Y lo mismo ocurre con lo que tú dices. Observa bien a un hombre y sabrás más de él que él mismo (Hesse, 1986).

This is the alt text tall image
Figura 1. Portada de la primera publicación de Demian (Hermann Hesse, 1919).

Esta obstinación de las mariposas bellamente descrita por Hermann Hesse en su obra Demian (1919) es análoga a la de los científicos que consagran gran parte de su vida a hacerse preguntas y a tratar de dar respuesta. Lo cierto es que hoy en día se ha avanzado poco (muy poco) con respecto a todo lo que se ha preguntado. Tan solo hay que tener en cuenta la cantidad de enfermedades neurodegenerativas sin cura. Sin embargo, los laboratorios siguen siendo financiados, y los científicos persisten en su intento de responder, reformulando las preguntas, desechando y generando hipótesis. Quizá el lector se pregunte, justificadamente, ¿de verdad merece la pena todo este tiempo y dinero invertidos para al final darse de bruces contra un muro? En primer lugar, es importante señalar que los resultados negativos pueden ser tan informativos como los positivos, por lo que en realidad casi siempre se avanza, a mayor o menor velocidad. José Saramago, cuando habló de las enfermedades del hombre actual (a saber, la incomunicación, la revolución tecnológica y la vida centrada en el triunfo personal) olvidó algo importante: decenas de millones de personas en todo el mundo sufren alguna enfermedad neurodegenerativa, comprometiendo no solo su calidad de vida, sino también la de sus familias. Y el pronóstico para los próximos años no es nada alentador. Con el aumento de la esperanza de vida, también lo hará la prevalencia de las enfermedades neurodegenerativas (muchas de ellas asociadas a la edad y a las disfunciones genéticas asociadas al envejecimiento). La pregunta se responde por sí sola. Podemos dedicar nuestro tiempo a mirar las estrellas, y nuestro dinero a comprarlas. Pero para las mariposas eso nunca fue una opción. Toda respuesta, por minúscula que parezca a la escala de la vida humana, es un paso necesario para lograr lo que lograron las mariposas de Hesse.

¿Qué es la Atrofia Muscular Espinal?

La Atrofia Muscular Espinal (AME) es una enfermedad neurodegenerativa hereditaria que afecta principalmente a las neuronas motoras inferiores, debilitando así los músculos inervados por las mismas por ausencia de estimulación. Estas neuronas están implicadas en el habla, la marcha, la respiración y la deglución entre otras funciones, por lo general de carácter voluntario. La debilidad muscular causada por la disminución o cese de la inervación de las sinapsis neuromusculares es una característica de otras enfermedades como la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ver Articulo). La AME es la principal causa de mortalidad infantil por enfermedad genética (Arnold & Fischbeck, 2018).

¿Cómo se manifiesta la enfermedad?

La perturbación del funcionamiento de las neuronas motoras inferiores afecta a la sinapsis (conexión entre una neurona y otra célula) neuro-muscular, lo que tiene como consecuencia una atrofia muscular (de ahí el nombre de la enfermedad). La atrofia muscular se relaciona con la aparición de fasciculaciones, contracciones musculares de un grupo muscular inervado por una sola fibra nerviosa (MedlinePlus, 2018).

La gravedad y la evolución de la Atrofia Muscular Espinal no es siempre la misma, y estas características pueden depender en parte de la edad de aparición de los síntomas. En función de estas características, en el ámbito clínico se distinguen varios tipos de AME:

El tipo I, de inicio infantil, es el más grave de los cuadros clínicos posibles. Afecta a niños de 6 meses de edad, y su supervivencia se ve gravemente comprometida (la esperanza de vida suele ser de 2 años, con ligeras variaciones en función de la calidad de la atención clínica). La principal causa de muerte suelen ser los problemas respiratorios derivados de la atrofia muscular. Otros síntomas frecuentes son la hipotonía (reducido tono muscular, energía potencial de los músculos), fasciculaciones, temblores, y dificultad para alimentarse (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2016).

El tipo II, de inicio igualmente temprano, afecta a niños de entre 6 meses y un año y medio. Estos niños pueden tener más problemas de lo normal para empezar a caminar, y pueden manifestar igualmente problemas respiratorios, con un riesgo elevado de contraer infecciones. En este caso, la evolución suele ser más variable, pero la esperanza de vida no suele ser mayor de dos décadas (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2016).

El tipo III aparece a partir de los dos años, por lo que estos niños son capaces de caminar, aunque los problemas motores persisten (por ejemplo, para correr o subir escalones). Es posible desarrollar problemas de escoliosis y contracturas articulares, así como hipotonía. La esperanza de vida de los pacientes que presentan el tipo III de la Atrofia Muscular Espinal puede ser normal (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2016).

El tipo IV corresponde a la forma de la enfermedad que se manifiesta en adultos. Las manifestaciones de la enfermedad son más leves en estos casos, y la esperanza de vida la misma que para una persona sana (Arnold & Fischbeck, 2018).

¿Dos enfermedades o una sola?

La Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) tiene ciertas similitudes con la Atrofia Muscular Espinal. Desde un punto de vista etiológico, ambas enfermedades están asociadas a una degeneración de la neurona motora y una atrofia de los músculos inervados por las mismas. Además, los pacientes de ambas enfermedades desarrollan problemas de hipotonía, respiratorios, fasciculaciones, y dificultad para deglutir los alimentos. No obstante, la ELA suele manifestarse entre los 40 y los 70 años de edad (The ALS Association, s.f.), y la esperanza de vida suele ser de 2 a tres años, mientras que por la AME la aparición suele ser mucho más temprana y la esperanza de vida es muy diferente (similar para el tipo I, y mucho más larga para los tipos II, III y IV). En términos de incidencia, cada año hay entre 1,8 y 2 casos por cada 100.000 personas de Esclerosis Lateral Amiotrófica en todo el mundo, mientras que la Atrofia Muscular Espinal afecta a una de cada 8.000 o 10.000 personas (NIH, 2020), incidencia cinco veces más importante.

Una enfermedad genética

Las mutaciones en el gen SMN1, situado en el cromosoma 5, están relacionadas con la aparición de la AME, puesto que la proteína llamada SMN (del inglés Survival Motor Neuron: supervivencia de la neurona motora) codificada por el mismo tiene un papel importante en la supervivencia celular (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2016). Esta es otra diferencia con respecto a la ELA, ya que la proteína de mayor implicación en esta enfermedad es la TDP43. Además, la mayoría de los casos de ELA son esporádicos (no heredados), mientras que la AME tiene un gran componente de heredabilidad. En efecto, esta última enfermedad sigue patrón de herencia autosómico recesivo, lo que quiere decir que requiere la presencia de dos alelos afectados (una copia de cada progenitor). Así, si ambos progenitores poseen una de las copias de la mutación en el cromosoma 5, la probabilidad de que la descendencia desarrolle la enfermedad será de 0,25 (1 de cada 4 descendientes).

Mensaje para llevarse a casa

La Atrofia Muscular Espinal es una enfermedad neurodegenerativa que afecta principalmente a la población infantil. Esta patología comparte algunas características con la Esclerosis Lateral Amiotrófica, como degeneración de las neuronas motoras al origen de la atrofia muscular. Los síntomas de esta patología incluyen hipotonía, fasciculaciones, problemas de marcha, dificultad para deglutir los alimentos y respiración comprometida. Se trata de una enfermedad genética, consistente en una mutación en el gen SMN1, esencial para la supervivencia celular. Esta mutación convierte a la proteína SMN1 en un agente implicado en la muerte neuronal. La comprensión de esta enfermedad debe ir más lejos: con el fin de encontrar una cura, es necesario explorar el interactoma de SMN1 (esto es, la red de agentes moleculares que interaccionan directa o indirectamente con SMN1), sus mecanismos de funcionamiento normal y patológico, y las posibles vías terapéuticas. Para lograr esto, es imprescindible mantener la actitud de las mariposas macho y mantener los ojos bien abiertos.

This is the alt text small image
Figura 2. Caligo eurilochus. Fotografía de Diego Delso.

Arnold, E. S., & Fischbeck, K. H. (2018). Spinal muscular atrophy. Neurogenetics, Part II, 148(38), 591–601. Fuente

Hesse, H. (1986). Demian. Barcelona, España: Seix Barral.

MedlinePlus. (2018). Fasciculaciones musculares: MedlinePlus enciclopedia médica. Recuperado 13 enero, 2020. Fuente

National Institute of Neurological Disorders and Stroke. (2016). Atrofia Muscular Espinal. Recuperado 13 enero, 2020. Fuente

NIH. (2020, 7 enero). Spinal muscular atrophy. Recuperado 18 enero, 2020. Fuente

The ALS Association. (s.f.). Facts You Should Know. Recuperado 13 octubre, 2019. Fuente

World Health Organization. (2010, 8 diciembre). WHO | Neurological disorders affect millions globally: WHO report. Recuperado 19 enero, 2020. Fuente

Únete a nuestra newsletter y recibe notificaciones sobre nuevo contenido

Sé el primero en recibir nuestro último contenido con la posibilidad de darte de baja en cualquier momento. Prometemos no mandarte ningún tipo de spam o compartir tu email con terceros.

More articles from neuronhub

¿Por qué no hemos curado el Parkinson?

Los icebergs ilustran admirablemente los límites humanos en la exploración de la realidad. Se estima que la fracción visible supone tan solo una octava parte de la totalidad de la masa helada. Es decir, si un humano tuviera que estim

November 24th, 2019 · 10 min read

¿Qué es el Parkinson?

Hace dos siglos (1817), José Zorrilla nacía en Valladolid para regalarle a la humanidad su Don Juan Tenorio. Mientras tanto, en Varsovia, un niño de 7 años conocido como Fryderyk Chopin componía su primera obra para piano

November 10th, 2019 · 8 min read
© 2019–2021 neuronhub